El cinéfilo

Alejandro Valiente Lourtau · Mérida (Badajoz) 

Soy un cinéfilo. Me fascinan las películas de vaqueros y las de guerra. Por ello quise ingresar en el ejército, para vivir aventuras arriesgadas y terminar en brazos de la dama. Pero estaba escrito que, debido a mi alergia a la leche, no sería soldado. Tuve que plegarme a los deseos de mi padre y estudiar Derecho. Mi consuelo fue pensar en la trepidante realidad de los juicios. Como ocurre en los filmes americanos, me veía resolviendo mis causas en el último momento gracias a la inesperada declaración de un testigo crucial. Ya convertido en abogado, fui consciente de que había mucho cuento en lo que aparece en la gran pantalla. Por suerte, supe especializarme y, como abogado matrimonialista, en ocasiones me parece estar en la piel de un galán de cine, sobre todo cuando el agradecimiento de alguna recién divorciada va más allá de lo que se puede contar.

 

 

Queremos saber tu opinión