HERENCIA

VICENTE-TOM¡µS BERENGUER DOM¡NECH · ALCOY (ALICANTE) 

Heredaste mi pasión por navegar. En vacaciones, zarpábamos en nuestro pequeño barco rumbo a alta mar; allí anclados olíamos el alba y te contaba aquella historia que te gustaba tanto. Que cuando naciste, eras un renacuajo prematuro de apenas kilo y medio. Llevabas un gorrito rosa con encaje e ibas cubierta con un pañal que hacía las veces de vestido. -Yo te di tu primer biberón-, le cuento, -mientras mamá se recuperaba-. Nunca te conté la otra historia. Cuando tu madre, nerviosa, fumando un cigarro tras otro, me comunicó que se iba contigo y tu verdadero padre. Fui acusado de querer estar contigo. El resto fueron pleitos y una feria de reproches que, a todas luces, parecía interminable. De tu madre has heredado su pasión por el derecho. Algún día te contaré que la justicia también es justa. Conmigo lo fue. Aunque eso, ya forma parte de otra historia.

 

 

Queremos saber tu opinión