EL MALENTENDIDO

Enrique Javier de Lara Fernández · Alcalá de Henares (Madrid) 

Observando la escenificación de unos y otros: me refiero a juez, defensa y fiscal; me dio por pensar que, en vez del acusado, yo era uno más entre el público asistente al espectáculo y éste, el espectáculo, una opereta o, como mucho, un Esperpento Valleinclanesco. De nuevo me lo hicieron repetir: no existía truco, ni engaño, todo había sido un malentendido, llevaba años suministrando a la Feria. Avisé al contacto. Me dijo que el día uno… Confirmé la entrega. Estaría en el lugar fijado con mi barco cargado hasta los topes. Aguardé fumando un cigarro tras otro; el resto ya lo conocen… Era día uno, pero de abril, y ya saben que este año… Se hizo un expectante silencio, hasta que todos estallaron en carcajadas. –¿Cómo pretendes que haga para que esto encaje? –me interrogó en voz baja mi abogado– ¿Imbécil además de traficante? –Hombre, si ello atenúa –le respondí.

 

 

 

Queremos saber tu opinión