Diluvio judicial

Mercedes Sáenz Blasco · MɐRIDA (BADAJOZ) 

Y dijo Dios a Noé: ¡Como no te espabiles te pilla el diluvio! Y Noé respondió: Señor, ¡Tengo el barco retenido por orden judicial! ¿En qué lío te has metido ahora, malandrín? Estábamos celebrando la graduación del tucán, el lince ha sacado de la bodega el vino sobrante de las Bodas de Caná, y…¡se ha organizado una feria…! Ya veo, y tú allí, tranquilamente, fumando un cigarro, ¿me equivoco? No, señor, tú nunca te equivocas. ¿Y de qué te han acusado? Primero dijeron que habíamos invadido aguas jurisdiccionales. Al ver los camellos nos denunciaron además por tráfico ilegal, pero cuando a la vaca, con los nervios, le dio un ataque de risa, pensaron que estaba loca ¡nos pusieron en cuarentena! Comprendo…, este es un caso, sin duda, para el Supremo… Anda, avisa a mi abogado, aunque esta vez tendremos que hacer encaje de bolillos para librarte del purgatorio…

 

 

Queremos saber tu opinión