Cartas sobre la mesa

Sofia Herranz Bargueño · MADRID 

Háblame del silencio herido que guardas tras esa sonrisa y ese desparpajo. Háblame de las horas de transporte, del trabajo a deshora, de los gritos, alborotos y borrachos de feria. Háblame de tu ya, muy acusado agotamiento, de tus arrugas resignadas a esta vida, a ser un encaje más de este oficio, que por no tener, no tenemos ni sueños… Todo este tiempo soportando, creyendo que algún día llegaría un barco que nos auxiliaría y de esperar, estamos ya ahogados – Serenándose entre caladas de cigarro – Se acabó papá, yo no seguiré con el bar, me he matriculado en derecho.

 

 

Queremos saber tu opinión