Plan fallido

Juan Manuel Batuecas · Madrid 

La asistencia a la vista es inexcusable. Mañana por la mañana. La personación es obligatoria. Y las posibilidades de ganar, nulas. Mi cliente es un narco peligroso. Heroína, cocaína, droga de diseño. Me da igual que le condenen. Pero peligra mi prestigio. Y sobre todo mi integridad física. El Juez es un mujeriego. Frecuenta clubs de dudosa reputación. Sobre todo el que está al lado del Tribunal Supremo. Es su punto débil. Hablaré con alguna chica para que lo entretenga toda la noche y lo deje K.O. “Te va a costar caro, es un viejo salido”. “No importa, pagaré”. A primera hora recibo un sms, la señal acordada. “Trabajo realizado”. Las diez y cuarto. El Juez no aparece. Diez y veinticinco. Irreconocible, jovial, vemos llegar al Magistrado. Creo que me ha guiñado un ojo. No entiendo nada. Recibo otro sms: “Es un hombre maravilloso, me he enamorado de él”.

 

 

Queremos saber tu opinión