VESTIGIOS DE UNA ESTRELLA NONATA

Germán Repetto Ferreyoli · Guadalajara 

El senador observó fija y quietamente a Rómulo y exclamó: -¡Salve, Rómulo! Tu conferencia nos ha convencido de que los dioses guían tu doctrina por el camino de la realidad; pero… ¿eres consciente de que nos llevas a condenar a estos sujetos a la pena de muerte sin remisión? Has sido tan certero que no puede haber lágrima alguna por su sacrificio, aun siendo inocentes; les has dejado en un desahucio total, sin posibilidad de defensa. ¿Eres consciente de ello? Rómulo se incorporó y dijo: -¡Salve, Remo! … ¡Por la loba que nos amamantó! … ¡Por la Roma que fundamos! … ¿Dais tanta importancia a la vida de unos patos que, bien asados, vamos a poner en nuestras mesas?… -¡Dejad las coñas, bajad de vuestros pétreos pedestales y acompañemos sus exquisitos entresijos con un sabroso vino de Módena,… que ya es Navidad y aún no se han enterado en Occidente!

 

 

 

Queremos saber tu opinión