SOCIOS

Joaquín Valls Arnau · Barcelona 

Este mediodía ha vuelto a llamarme desde la playa de un remoto país tropical. Mientras se aplicaba el bronceador, se ha interesado por el asunto de la condonación parcial de la deuda contraída con un banco por uno de nuestros mejores clientes, así como por la cuantiosa fianza que ayer hube de depositar para poder presentar recurso a nombre de otro. Luego, como acostumbra, me ha pedido que le hiciera un resumen de las principales novedades de la semana, tras lo cual se ha despedido informándome que le esperaba un Dry Martini. Cuando, hace tres años ya, me propuso que nos hiciéramos socios ofreciéndose a poner él el dinero, en ningún momento comentó, o yo no alcancé a comprender, que como contrapartida tenía previsto hacer seis meses de vacaciones anuales y que el trabajo lo pondría casi exclusivamente yo.

 

 

Queremos saber tu opinión