LEMA TRIUNFANTE

Javier Serra Vallespir 

“Sólo el sudor te hará triunfar: la sangre y las lágrimas, que las viertan los demás” era el lema de papá. Lo sacó de su experiencia. Empezó como camello pateando las calles, luego ascendió a ciertos locales de moda para, en una suerte de irónica revolución navideña, coronarse Rey (del narcotráfico) en un palacete forrado de mármol y de guardaespaldas. Quién sabe por qué, quiso que yo fuera abogado. Si para sus negocios él gastaba plomo, yo gastaría cartapacio. Supongo que deseaba enrasar los socavones de su conciencia, o quizás simplemente buscaba alguien que le defendiera con verdadero tesón llegado el momento. Nunca pregunté. Nadie osaba contrariar a papá. Obedecí cum laude. Pero los caminos del Señor son inescrutables: acabé convirtiéndome en el fiscal que le destronó. Sudando, por supuesto, y ahorrándoles sangre y lágrimas a los demás. Cada vez que le visito en la cárcel le agradezco el lema.

 

 

 

Queremos saber tu opinión