Cierto que es una falta

María Teresa Remesal Cabeza · Villanueva del Río y Minas (Sevilla) 

‘-Me llamo Evaristo Fernández; y sí, soy un ladrón de lágrimas. Usted me entenderá Señoría. No es que esté del todo bien, pero acaso, sí mejor que mi anterior oficio: ladrón de palabras. Se me acusa de robo, pero el desahucio de mi casa me obliga

 

 

Queremos saber tu opinión