Rock and Law

Javier Sánchez Ribas 

Como reminiscencia de mi juventud como rocker, me gusta acudir los juicios con mi cazadora de cuero bajo la toga. Por eso, y por mi (menguante) tupé me llaman Pájaro Loco. De esa época conozco al Juez que me ha tocado en suerte en el caso más importante de mi carrera. El era un mod, le llamaban el Planeta (por lo gordo) y fue una de las víctimas preferentes de nuestra pandilla durante las fiestas de la facultad. Durante todo el juicio tuve la sospecha de que me había reconocido. Contuve el gesto, consiguiendo que la procesión fuera por dentro, y todo transcurrió con normalidad. Pero al abandonar el estrado se abrió ligeramente la toga pude ver como en su chaqueta lucía una pequeña chapa de los Who. Me miró de rejo y sonrío. Imperceptible e irónicamente, pero sonrió. Ni me molesté en leer el fallo de la sentencia.

 

 

Queremos saber tu opinión