Navidad

Ana María Martín González · Las Palmas de Gran Canaria 

Hoy es el vencimiento. Como juez tengo que firmar el desahucio de una pobre familia engañada por unos desaprensivos. Siempre lo mismo, con tal de vender fuerzan a firmar a pobres ingenuos sin dejarles leer la letra pequeña. Daba pena ver aquel matrimonio con niños que pasarían la Navidad en la calle. En la foto del periódico eran la viva imagen de la desesperación. Llegué a los Juzgados, el reloj de la columna del fondo marcaba las doce, faltaba una hora. Esperaba un milagro para no firmar aquel desahucio. Cuando entré en la Sala me fijé en el matrimonio. Ella llevaba un discreto traje con un broche en forma de campana; la niña un gorrito color mandarina, el padre con el niño en brazos. El abogado defensor hizo una brillante defensa presentando un recurso que fue aceptado. Brincaban de alegría mientras se oía el tintineo de una campana.

 

 

Queremos saber tu opinión