Hijo

Jorge David Ramos Cabrera · Las Palmas de Gran Canaria 

Eran las ocho de la mañana de un lluvioso día. Lo primero y si no quería llegar enchumbado al tribunal era coger el paraguas negro del perchero. Hoy comenzaba la primera sesión del juicio que durante meses había preparado. Cuando llegé y revisé mis notas comprobé que no había pedido el interrogatorio del demandado, mal empieza el día pensé, sin embargo, y al sacar del maletín la LEC comprobé que justo en la portada mi hijo había hecho un extraño dibujo, era una especie de sardina recibiendo un trofeo y un texto que decía «BUENA SUERTE PAPI» y no pude más que esbozar una gran sonrisa. Entonces, recordé que algo similar hice yo con mi padre treinta años antes y justo antes después de que S.S. me diera la palabra, mascullé en mi mente el viejo refrán que dice que antes de fraile fui monaguillo. Del juicio… mejor no hablar

 

 

Queremos saber tu opinión