ALEGATO FINAL

MANUEL VELAZQUEZ LOPEZ · CORNELLA DE LLOBREGAT (BARCELONA) 

«Quedó huérfano a poco de nacer y Expósito Expósito le apellidaron. Entre curas y monjas creció, ejerciendo de monaguillo en oficios y misas, comiendo sardinas cada Viernes Santo y rezando el rosario un día sí y otro también. Por ello, no les extrañe a los componentes del Tribunal que durante el interrogatorio mi defendido únicamente haya contestado a todo Amén y discúlpenle si durante el receso habido a alguno de Ustedes le ha levantado la toga con su paraguas, pues, aunque muchos capones se llevó en su infancia por dicho motivo, el levantamiento de sotanas fue su único entretenimiento».

 

 

Queremos saber tu opinión