Imagen de perfilMi primer caso

María Martínez 

Mi primer caso. Qué nervios. Tanto tiempo imaginando esta situación, desde joven soñando con este momento y aquí me encuentro.
No existe evidencia ni prueba concluyente de que mi cliente sea el culpable del delito que se le atribuye y por el que ha sido acusado. Por ello, preparo mi alegato con la máxima previsión posible ante cualquier exposición de mi adversario. Mi principal objetivo es conseguir la suspensión de la pena y si esto no fuera posible, recurriré y volveré a recurrir, incluso hasta llegar a solicitar su indulto. Tengo ganas, tengo confianza, quiero demostrar mi actitud y aptitud para esta profesión. Es mi primer caso.

 

 

Queremos saber tu opinión