Elucubración

Eva Requejo Fernández · Mieres 

Esa mañana sobre su mesa encontró un sobre. Al abrirlo, halló una serie de fotografías esperpénticas. En las imágenes se podía ver lo que parecía una cabeza desmembrada y parcialmente cubierta. El rostro de un hombre, desfigurado, parecía reflejar el terror de lo vivido. Una sábana empapada en sangre sobre una mesa indicaba el lugar de la ofrenda. Alrededor de la mesa varias personas cubiertas por túnicas. El argumento principal brotaba en su mente a marchas forzadas, un ritual, quizás satánico. No pudo reprimir la tentación de compartir con sus compañeros tan terroríficas escenas. Había que preparar el inicio de la causa. El corrillo fue inevitable y las elucubraciones propias del cine gore. Apenas cruzó la puerta, le abrieron camino directo a la mesa del Secretario, quien presuroso le entregó las fotografías. Su Señoría las miró, sonrió y sentenció: “¡Por fin las fotografías de Halloween!. Sobreseimiento y archivo. ¡A trabajar!”.

 

 

Queremos saber tu opinión