Causa perdida

María Dolores Bellosillo Amunategui 

Era demasiado niño, demasiado testarudo,y demasiado valiente y yo era una administrativa responsable y gris en la Dirección General de Seguridad del Estado en los años mas rabiosos de la dictadura española y tuve acceso al informe cuyo argumento rezaba: «Causa urgente»., junto a su nombre y su fotografía, «Elemento sumamente subversivo y reincidente…» Era demasiada ofrenda. Para estos casos y por experiencia sabía que no había concesiones, ni mucho menos un juicio honorable, ni mucho menos la esperanza de un sobreseimiento cara a un futuro, en esos momentos demasiado impensable. Si lo conocieran, temblé, y ya con tantas detenciones a su espalda y tantos palos. Los abogados nunca pudieron hacer nada por él. Pero ahora yo sí podía, la mujer anodina de diario sí podía. Miré con cuidado a mi alrededor, tomé el informe y me lo comí. De momento no iba a sufrir más por mi hijo mayor.

 

 

Queremos saber tu opinión