Huelga de hambre

Teresa Buzo Sala · Statesboro (Georgia). EEUU 

Aquel peligroso terrorista conocido por sus atroces atentados en los que murieron personas inocentes se puso en huelga de hambre para obtener una llamada diaria, habitación individual, televisión por cable y biblioteca provista de importantes libros y legajos de política. Tras esta vista apareció un humilde individuo acusado de ir al tiro pichón sin tener los papeles de cacería, y para colmo mató por error a una especie en extinción de faisán y le cayeron diez años entre rejas. El pobre hombre después de presenciar el juicio anterior, exclamó: -Su pasantía, quiero decir señoría, yo no sabía que aquel pajarraco era tan valioso, pero si tengo que pagar mi culpa, por mi honra que la pago. Lo único que pido es ir a la misma cárcel que el compañero. Yo también estaría dispuesto a pasar hambre, ¡acostumbrado estoy a la fatiga! Además llevo dos días sin comer ¿eso ya contaría?

 

 

Queremos saber tu opinión