El cazador cazado

Jose Manuel Hidalgo López · Statesboro (Georgia) EEUU 

¡Menudo pichón estaba hecho! Recuerdo perfectamente sus inicios. Yo hacía mi pasantía en aquel remoto pueblo de la sierra y él era un joven letrado que acarreaba documentos y legajos en un humilde bufete de la misma zona. Al cabo de unos años lo vi en televisión convertido en uno de los picapleitos más célebres del país. Su popularidad se hizo notoria debido a que siempre iba a la cacería de los casos más escabrosos y repugnantes en los que solía defender lo indefendible. Su inmensurable falta de escrúpulos le dotaba de un increíble talento para voltear los reglamentos a favor de asesinos y traficantes. En el último caso alegó a favor de un sucio trapacero. El engaño en cuestión no era otro que el tradicional timo de la estampita. El acusado salió impune de todos los cargos y huelga decir en esta ocasión cómo cobró su astuto abogado defensor.

 

 

Queremos saber tu opinión