Perplejidad

William Teixeira Correa · Montevideo (Uruguay) 

Obnubilado por la hipnótica llama del cirio, reflexionaba sobre su fracasada carrera y su enésimo caso perdido, esta vez como abogado de oficio. Fue entonces cuando las galletas de la suerte llamaron su atención. Cogió una, la partió y leyó en el papelito: “Intercala cinco palabras con arte y te conocerán en todas partes”. Aquel acertijo lo sorprendió, al igual que el cliente de la mesa de al lado, quien se levantó abruptamente de su silla y salió a toda prisa del restaurante para ir hasta el negocio de enfrente, una farmacia que estaba de turno, dejando sobre la mesa un boleto de lotería tan perdedor como él mismo. De repente se le ocurrió un microrrelato con las palabras “boleto”, “turno”, “negocio”, “cirio” y “oficio”. Tras escribirlo le dio por partir otra galleta. Al hacerlo leyó: “Estás a sólo unos clics de ser un ganador”. Aquello lo dejó perplejo.

 

 

Queremos saber tu opinión