Gane un abogado

Guillermo Cubillo Blasco · Santa Cruz de Tenerife 

Salí de la Iglesia de Nuestra Señora de Regla dejando encendido el cirio electrónico ante San Pancracio. A mi lo de los Santos ni fu ni fa, pero mi madre insistió en que era mi única esperanza, así que por eso froté contra la túnica de la imagen el boleto que me dieron en el juzgado para la nueva lotería del turno de Oficio “Gane un abogado, Gane su juicio”. La Justicia está muy achuchada, decían, si tuviéramos que asignar abogados gratis a todos los que no pueden pagar uno, los abogados de pago se extinguirían como el lince ibérico o las abejas el siglo pasado, y el Estado detrás. Si no me toca el premio, perderé negocio, casa y familia, así que ya se lo he dicho a San Pancracio, te ilumino con mis últimos cinco créditos, sin abogado, no hay más velas.

 

 

Queremos saber tu opinión