¿Qué harías tú?

Yanina Díaz 

El perito forense no pudo mas que admirar ese rostro perfecto que yacía frente a él en la camilla, unos minutos permaneció inmóvil tomando las fuerzas suficientes para comenzar a cortar esa dura carne que aún guardaba belleza. Maldijo en voz alta, con furia que salía de sus entrañas al abogado defensor, pensó mientras se preparaba si era lícito abandonar la ética y la humanidad, una pregunta repentina surgida de un escondrijo de su mente logro dejarlo atónito: que abogado contratarías para tu hijo adicto y violento si fuera él quien dejara a una hermosa joven exánime frente a ti? Cortó el hilo de pensamiento para evadir responderse, cosió las aberturas que debió realizar en ese delgado cuerpo y no pudo evitar culminar su obra dando un beso en esa fría frente. Salió de su trabajo con la única certeza que esa noche su cena sería verdura.

 

 

Queremos saber tu opinión