PUNTO Y… ¿SEGUIDO?

Francisco Sánchez Egea · Lorca, Murcia 

‘- Señoría, hablamos de un hombre prudente y cauteloso, cuya prevención obsesiva ante toda circunstancia rozaba la locura. Esto no impidió que una secuencia de catastróficos infortunios, entre los que destacan un charco de pintura, un resbalón y los

 

 

Queremos saber tu opinión