La vegetariana

Ezequiel Lampert · Buenos Aires (Argentina) 

El anónimo, en letra cursiva, y estampado con un beso rojo en rouge, fue redactado por una mujer diestra. La fiscal del caso, la mediática Cristina Aguilera, vendría por los resultados que el perito tendría listos a primera hora de la mañana. El homicidio había sido perpetrado en la cocina de un juez de instrucción, de fácil excarcelación, y según dicen, el criminal habría condimentado una ensalada con restos del magistrado. Sí, ensalada de tomate, lechuga y dedos… con sus uñas respectivas asomando entre la verdura, rociadas con oliva y sal. Tétrico. La nota decía: “Ya no firmará la libertad de ningún violador” Ciertamente llamó la atención del perito, la vehemencia con que la fiscal, justamente reconocida por ser abusada sexualmente, solicitaba los resultados. Esto, sumado a que firmó con la derecha el retiro de la documentación, y al color de labios que dejó en su mejilla al marcharse…

 

 

Queremos saber tu opinión