Generaciones

Clara Sánchez Urbano · San Sebastián de los Reyes (Madrid) 

Constitución nació sana y rosada en la fría madrugada de un 6 de diciembre. Hubo rumores. Las cotillas hablaban de que su padre no fue solo un magistrado sino varios. Su madre no pudo contener la emoción al tomar a la niña en brazos. ¡Era tan pequeña y parecía tan vulnerable!, pero a la vez irradiaba tanta fuerza, que toda prevención en permanecer impasible ante ella resultaba inútil. Los años venideros mostrarían que aquella criatura era precoz en casi todo: tomó la palabra sin miedo, dejando a todos boquiabiertos; dominó el arte de la pintura, conmoviendo con su visión del mundo y la vieron correr hacia la madurez. Pasaron los años y la niña, ahora mujer, encontró al amor de su vida y nueve meses después dio a luz a una preciosa cría, blanca como la nieve. Los enamorados padres se miraron: “Se llamará Democracia” – susurró ella.

 

 

Queremos saber tu opinión