Conclusiones

Alejandro Infantes García · Jerez de la Frontera (Cádiz) 

Con la venia, Señoría. La defensa admite los hechos relatados por el Fiscal; sin embargo, debemos solicitar la absolución del denunciado. Efectivamente, mi defendido, perito agrícola jubilado y gran apasionado de la horticultura, el día de autos, como cada mañana, entró en la tienda de fruta y verdura que regenta la denunciante. Pero aquel día, sin mediar palabra, la cogió por la cintura, le dio un beso en los labios y le mordió en el escote. No obstante, consideramos que la acción cometida por el denunciado no le es reprochable, en tanto que creía obrar con el consentimiento de aquélla, pues justo en el momento en que él entraba en el establecimiento, ella estaba colocando en el escaparate el cartel, aportado como prueba documental, que rezaba, y cito al pie de la letra: “Entren a probar mis exquisitas peras”.

 

 

Queremos saber tu opinión