Imagen de perfilCONCIENCIA

ELENA BETHENCOURT 

Su defendido ha sido absuelto de todos los cargos. Ahora que ha ganado este difícil caso, nadie dudará de que es el mejor. Ha hecho un trabajo impecable, por supuesto dentro del marco de la legalidad. Todos le felicitan y celebran esta victoria que le encumbrará a lo más alto de su profesión.
Es hora de volver a casa, sentarse a leer tranquilo como siempre tras regar las flores blancas que adornan su inmaculado salón. Sin embargo, todo lo que quiere es quitarse las penas, volar como un pájaro, dar volteretas por su paz interior como antes.
Se ducha mil veces, se frota con la esperanza de que la culpa desaparezca por el desagüe como el agua y el jabón.
Mientras tanto, al otro lado de la ciudad, una muchacha comete el delito de andar sola por una calle oscura. No sabe que acaban de dejar libre a un violador.

 

 

Queremos saber tu opinión