Tildes

Manuel de la Peña Garrido · Madrid 

Mis profesores nunca consiguieron meter en vereda mi anárquica ortografía. Me justificaba alegando que en latín no hay tildes. Tampoco en inglés. Las tabletas táctiles y agendas electrónicas han desterrado esas rayitas. Apenas sirven ya para restar en Selectividad. Pero pueden jugarnos malas pasadas.Pili, siempre tan dispuesta, acentúa correctamente mis sentencias. Transcribe “él adulteró” o “la pérdida de nacionalidad española” por “el adúltero” o “la perdida”.Ahora sé que mi torpeza es común. Solicitaron mi intervención en el asunto del cártel colombiano.Movilicé cien policías.Me parecieron pocos contra capos dedicados a la explotación de mil negocios ilegales, escoltados por sicarios armados con bazucas.Craso error: otro exceso de Tráfico. No bastó la multa por el cartel de Tom Hanks-Julia Roberts. Querían esposar, ante las cámaras, a quien osó publicitar a Shakira montando, sin casco, otra moto.

 

 

 

Queremos saber tu opinión