El último mensaje

Francisco José Rubio Consuegra · Tavernes de la Valldigna (Valencia) 

El mensaje se repetía por tercera vez: “Quiero cambiar de abogado, papá. Mándame dinero, lo necesito”. Cerró el despacho y arrastró sus pies de viejo profesor por el infinito pasillo del departamento. Junto a la escalera todavía colgaba el cartel anunciador de la conferencia que diera ayer en el Salón de Actos: “La explotación del hombre por el hombre. Condicionantes biológicos, condicionantes culturales”. Mi última conferencia, dijo, sabedor de que nadie le escuchaba. Sacó el sobre con la sentencia del bolsillo interior de su chaqueta y lo arrojó a la papelera del hall. Como experto jurista sabía que nada se podía hacer, los hechos no dejaban lugar a dudas; como padre, le había costado aceptarlo… hasta ahora. Deslizó el índice por la pantalla táctil sobre el icono de Enviar y dio salida al mensaje que había escrito: “No necesitas otro abogado, hijo. Necesitas otro padre”.

 

 

 

Queremos saber tu opinión