Don Manuel

Sol García de Herreros · Segovia 

Recordó con cariño a Don Manuel, el maestro del pueblo, y las tardes de primavera que les daba libre para jugar al fútbol, y como les gustaba a todos ser el elegido para irle a por tabaco al estanco- ¡a comprar tabaco!-, y que cuando se enfadaba les llamaba zopencos… Luego observó a su indignado cliente, que pretendía denunciar al profesor de su hijo por apropiación indebida; le había quitado la consola de pantalla táctil por jugar en clase. Se la daré a tus padres cuando vengan a verme, le había dicho al chaval, pero el padre había decidido que a quien iba a ver era a su abogado. Pobre Don Manuel, sería denunciado por delito contra la salud pública, explotación de menores, injurias,… Miró nuevamente a su cliente y recordó aquel cartel en la escuela con la sentencia de Moliere: “Un tonto educado es más tonto que uno ignorante”.

 

 

Queremos saber tu opinión