Alto precio

Esperanza Temprano Posada · Madrid 

Soy un abogado de éxito, todos quieren trabajar conmigo incluso en condiciones de explotación con tal de que en el cartel de la entrada figure su nombre. Tengo el mejor despacho de la ciudad, el record de sentencias ganadas en el último año y la más innovadora tecnología táctil a mi servicio: un enorme grupo de pasantes que me escriben las demandas y me pagan por este privilegio. Es fácil triunfar, se lo demuestro cada día al viejo profesor de Romano que vaticinó que nunca lo lograría, que me faltaba integridad y principios para ser un referente en la profesión. – Te equivocaste, papá – le recuerdo cada vez que le visito en la Residencia, aunque siempre simula dormir para fastidiarme y demostrarme que él puede conciliar el sueño y yo no.

 

 

 

Queremos saber tu opinión