VENGANZA Y VICTORIA

Elisa García García · BURGOS 

Tal vez si no me hubieras dado calabazas, las cosas serian distintas, pero me rechazaste liándote con aquel abogado esmirriado y feo ¡Yo te quería tanto! Así que te vigilé de cerca y durante muchos años. Observé como te cogía por los hombros, como os reíais y más tarde como os ibais a vivir juntos. Pero la vida suele seguir patrones semejantes y pronto vi como os distanciabais. Cuando ya los vecinos sabían y oían vuestras discusiones, lo planeé todo. Un día nublado me colé en vuestro apartamento, estabas sola y apreté el gatillo segundos después de un relámpago. Salí cuando acabó la tormenta y al pasar por el puente tiré la pistola ataca a una piedra. ¡l lo negó todo e incluso presentó un recurso cuando le condenaron. Ahora solo él y yo sabemos que es inocente. Ya ves quien ríe el último gana.

 

 

Queremos saber tu opinión