Lobo Feroz

Yago Valverde Alonso 

El lobo, en vez de engañar y recorrer el camino corto para comerse a la abuela y después a la niña optó por el hurto. Hay crisis, tengo prisa y tengo hambre. Engatusó a la niña con promesas y mentiras y, una vez consiguió ver el contenido de la cesta, le robó unas galletas y un bote de mermelada para el desayuno. Asustada, la niña llamó a la madre que tenía una amiga abogada y así, tras un período de busca y captura, lograron enjuiciar al lobo, subirle al estrado, imponerle una multa y una fianza elevadísima. Cómo ha cambiado el cuento, si lo llego a saber me paso el invierno durmiendo como una marmota, me evitaría problemas. Se cuenta que pasados unos meses, unos cerdos enjuiciarion al lobo por allanamiento de morada.

 

 

Queremos saber tu opinión