El vacío legal

Miquel Ivars Bañuls · Sueca (Valencia) 

Preparaba a viva voz el alegato del día siguiente y, de pronto, lo vi, escondido detrás del tomo cuarenta, letras x-z, de la vieja enciclopedia jurídica de mi padre. Torpe, temeroso, solitario como un calcetín sin par, esperando, quizás, que las palabras le ofreciesen un indicio de realidad, de exactitud, aguardando, con la tristeza de un niño en un día de lluvia, que el tiempo, en fin, le permitiese recuperar una vida y una certidumbre inexistentes. Mientras, agazapado en las sombras, sometido a la nada, se atrevió a sacar su pequeña cabecita de su caparazón de tortuga, vi que me miraba a los ojos y me asusté. Era él, sin duda, era…… el vacío legal.

 

 

Queremos saber tu opinión