Pánico

Dori Siverio Fumero · Tenerife 

Tengo que tomar la resolución de ir al ginecólogo ya, ¡me cuesta más que pagar los impuestos, que ya es decir! La última vez que fui, hace dos años, mientras esperaba en la sala me leí un panfleto sobre enfermedades ginecológicas, lo cual acrecentó aún más mi miedo; cuando me tocó el turno entré temblando y cuando empezó la exploración, fuera de sí, le grité a mi tocólogo que no osará hurgarme sin la presencia de mi abogado, lo cual originó ruidosas carcajadas de él y de la enfermera. Me dejó un plazo para calmarme y ambos salieron de la habitación. Cuando regresaron aún llevaban la sonrisita en la boca –¿aún quiere a su abogado, señora Calderón?– me preguntó él. – Tome nota, si me hace daño le pondré una querella –contesté muy tranquila mientras les mostraba mi tarjeta. “Maria Luisa Calderón Ruiz, licenciada en derecho”–leyeron.

 

 

Queremos saber tu opinión