La circunstancia

Manuel Merenciano Felipe 

Aún hoy guardo (guardamos) cierto rencor hacia el ginecólogo. Al fin y al cabo, él mismo reconoció su temeridad al administrar a mi (nuestra) madre aquel fármaco en vías de experimentación. ¡Por unas simples hemorroides! La cuestión es que vine (vinimos) al mundo con este lamentable aspecto, y antes de plazo. La circunstancia me (nos) ha acarreado incontables dificultades de convivencia: reyertas por mamar de la misma teta, discusiones por dormir de uno u otro lado, guantazos para escoger la fulana con la que enredarnos… Ahora me (nos) llega un panfleto de Hacienda. Sugieren hacer la declaración de renta en conjunto y no por separado. Nueva controversia de difícil resolución tratándose del pago de impuestos, se lo aseguro (aseguramos). Resulta incómodo esto de ser bicéfalo; únicamente nos pusimos de acuerdo al elegir la carrera de Derecho. Lo malo es que yo trabajo de fiscal, y éste, de abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión