Imagen de perfilQuería desheredar a sus hijos

MANUEL BURGOS TOIMIL 

Tuve que asistir de oficio a un venerable y también vulnerable anciano, beneficiario de la justicia gratuita, que solicitaba orientación para desheredar a sus hijos.
La causa era que desde que lo habían ingresado en la residencia de ancianos, no lo habían ido a visitar, despreocupándose de él, sin comunicarse por teléfono…, ni una maldita carta.
Le pregunté, que siendo pobre, de qué quería despojar a sus herederos. Entonces le salió el poco orgullo que aún le quedaba y me espetó: “Del amor que les tenía como padre”.
“No quiero que se les informe sobre mi muerte, para que no organicen un fingido funeral con esquela de sus ‘desconsolados hijos’. Yo ya no tengo hijos, por lo que no tienen derecho sobre mis restos, pues me negaron su afecto cuando estaba vivo.
Y solo un loco, como yo, pudo decidir involucrarse en la defensa de sus sentimientos.

 

+30

 

Queremos saber tu opinión

3 comentarios