Venganza

Amor Lago Menéndez · Valladolid 

¡Ojalá fuera una alucinación! En un expositor, junto a las bolsas de ositos de gominola, las grabaciones de mis últimos juicios bajo títulos tan ¿sugerentes? como “En busca de la sentencia perdida” “Con toga y a lo loco” “Adivina quien viene a defenderme en este pleito” “Lo que mi letrado se llevó”… ¡Pero si en el traslado juraría que estaban con los Aranzadi! ¿Y la orla? Mi foto sobreimpresionada en las carátulas. Hecho un manojo de nervios, vacío el estante. Una cliente espía mis torpes movimientos. Para disimular, añado a mi compra un artilugio que parece, no sé, un cohete de juguete. La cajera me sonríe de forma sensual… ¡Vaya por Dios! ¡No es un cohete! ¡Tiempo muerto! Necesito escapar de esta gasolinera, tranquilizarme y pensar… como reconciliarme con mi compañera de despacho. ¡Maldita debilidad cuando decidí sustituirla por dos pasantes de veinte!

 

 

Queremos saber tu opinión