Metáforas

Eduardo Arturo Carmona Martínez · Chiclana de la Frontera (Cádiz) 

Siempre me han gustado las metáforas. Son una manera didáctica de visualizar determinados conceptos enrevesados. Y no hay duda que si le preguntas a un compañero de profesión de nacionalidad argentina, siempre tendrá una a mano para la ocasión. Una noche, medio borrachos en un pub irlandés, Óscar (abogado argentino) y yo, desbarramos sobre la profesión de abogado y su entorno. En medio del penúltimo sorbo del penúltimo Gin Tonic, , le pregunté: – Óscar, para ti ¿qué es un abogado? Sus ojillos inundados de ginebra, se elevaron al techo, al tiempo que una pequeña sonrisa, apareció en su congestionada cara. – Un abogado, querido Eduardo, es como un botijo al que lo forraran con una toga negra. No transpira, no evapora y, poco a poco –inexorablemente- el agua de su interior se calienta y se pudre. Miré a la chimenea. Los rescoldos se habían helado. Mi alma sintió frío.

 

 

Queremos saber tu opinión