Fusión de culturas

Sandra Vázquez López · Santiago de Compostela 

Aquella toga le estaba asfixiando. Sabía que echaría humo como una chimenea en aquel juicio. Aquel joven de nacionalidad rusa tenía antecedentes por consumo de alcohol al volante y esta vez habían encontrado en el asiento delantero un botijo lleno de vodka. La explicación didáctica de su cliente al guardia civil no acababa de convencerle como argumento jurídico.¡La fusión de culturas le había dicho: el vodka ruso y el botijo español ¡. Sonrió. Sopesó la posibilidad de crear jurisprudencia sobre el tema. Volvió a sonreír. A su Señoría cuando menos le haría gracia. O no.
Sí, sin duda, negociar con el fiscal sería una buena opción.

 

 

Queremos saber tu opinión