Falso final

M. Carmen De la Calle ¡µlamo 

Antonio Moreno se dio cuenta aquel día de que por primera vez en su vida, se encontraba sin ninguna obligación ¡se había jubilado!. Todo el tiempo para él. Se sienta en el sillón junto a la chimenea, sus ojos se posan sobre el botijo con forma de gallo; a su mente acuden todas las edades de su vida. Su época didáctica, su ingreso en la universidad, con vocación y brillantez terminó la carrera de derecho. Ya se veía con la toga ejerciendo su profesión. No fue así, murió su padre, tuvo que trabajar inmediatamente de administrativo. Años más tarde logro su anhelo al incorporarse a una gran empresa de nacionalidad española donde fue muy valorado. Coge su álbum, , las fotos de su boda, su amada esposa ¡ya no está!. Va pasando las hojas, sus hijos, sus nietos, y ahora solo ¿Para qué quiere este tiempo? De sus frías manos, cae el álbum.

 

 

Queremos saber tu opinión