Pastillas para no-soñar

Jose Luis Benita de la Peña · Madrid 

En defensa del abogado y de la justicia y de nuestra lucha diaria contra el síndrome del estrés propongo que inventemos entre todos un poema de amor sin sílabas que no sea verso y que no sea pleito, que no sea un vencimiento ni un desistimiento, inventemos un poema de amor que no tenga recurso, un recurso de alzada de nuestras almas más allá de toda apelación, un compromiso de partes, un arbitraje sin laudo, un pacto andorrano de amor donde no quepan rencores, inventemos algo nuevo que nos una, una canción de amor, una mala postura, inventemos un terreno edificable donde edificar el amor, busquemos un proyecto sin urbanizar donde no existan limites a la edificabilidad, rompamos con los pleitos, quememos los papeles, desviemos el email, juguemos a inventar algo nuevo… Probemos a tomar pastillas para no soñar?

 

 

Queremos saber tu opinión