INCAPACIDAD SOBREVENIDA

Germán Giménez Imirizaldu · Sabadell (Barcelona) 

El estrés altera la percepción y las sensaciones, hasta el punto de no poder controlar los instintos más básicos de un hombre. En pié frente al micrófono de la Sala de Vistas, incapaz de contestar pregunta alguna, el acusado no tenía defensa que esgrimir ante la inesperada reacción fisiológica que había despertado en él su visión íntima de la joven Fiscal. Sensual y atractiva, el acusado no podía extraer de su mente la imagen desnuda de la hermosa letrada, únicamente provista de la elegante toga de raso que en lenta caída resbalaba de sus delgados hombros y, deslizándose por su cuerpo, dejaba al descubierto la sensualidad de sus hermosas curvas.

Curioso síndrome que ya habían detectado el tribunal, su abogado, y la mayoría de los miembros del jurado, según reflejaban sus risueños semblantes, y que sin duda habría de afectarles a la hora de impartir justicia en aquel caso?

 

 

Queremos saber tu opinión