El hospital

Joaquin Hergueta Gómez · Cáceres 

No entendía por que le ingresaban en aquel hospital ni por que el personal de enfermería vestía de negro. Las sirenas no dejaban de sonar. Olor nauseabundo. Su ánimo le provocó un síndrome que degeneró en un estado de estrés que obligaba a internarle contra su voluntad. No había quien saliera en su defensa para hacer justicia. Solamente veía un túnel largo y oscuro. Le atendió un médico que le escuchó como no había hecho nadie y con sus palabras le curó su enfermedad. El médico no llevaba bata blanca, y en su mesa tenía un cartel con su nombre, y debajo ponía: Abogado. Al salir de la consulta no había túnel ni batas negras ni hospital sino la luz que el médico le devolvió.

 

 

Queremos saber tu opinión