Imagen de perfil«THAT’S LIFE»

MANUEL MONEDERO GUTIERREZ 

El panel anuncia ya mi número. Entro en la consulta y el oncólogo no demora la sentencia. Es maligno y en fase avanzada; con suerte, seis meses de vida. Un golpe bajo justo en mi aniversario de boda.

Abandono el centro y deambulo noqueado camino de la Cuidad de la Justicia para asistir a un nuevo juicio.

Ya en Sala, el Fiscal no escatima esfuerzos para acusar con vehemencia a mi cliente por delito de estafa inmobiliaria. Es mi turno. El Juez me pregunta, por segunda vez, si insisto en el sobreseimiento por falta de pruebas.

Me incorporo, agarro el micrófono y canto “That’s Life” de Frank Sinatra. Mi privilegiada voz favorece que nadie detenga la locura.

Arranco al acusado del banquillo. Bailo con él. Atónito, se deja llevar hasta ubicarle ante su víctima. Le impelo a arrodillarse. Concluyo mi actuación y abandono la Sala implorando al Juez la condena.

 

+16

 

Queremos saber tu opinión

6 comentarios