Imagen de perfil«La promesa»

Maria Luisa González Brito 

Caminé a hurtadillas por el escalofriante pasillo procurando no ser descubierto por Rosita, la que fuera durante años, secretaria de mi padre.
Entré en su despacho desierto. Todos habrían acudido a su funeral. Nadie me echaría en falta pues hacía dos años que no nos hablábamos. Seguramente me habría desheredado por disfrutar de una ludópata vida llena de deudas.
«El invicto», «el rey», lo apodaba la prensa por haber ganado, como abogado, tantos casos mediáticos de famosos. Los periodistas le temían.
Sus casos trascendían más allá de su agitada profesión y su nombre traspasaba las fronteras del país.
Abrí la caja fuerte. Una bolsa vacía, una loción. Nada. Espera… una nota para mí. «Querido hijo,me encargué de saldar tus deudas. Ahora te toca a ti cumplir tu promesa».
Contemplé su rostro en aquel cuadro. Con lágrimas en los ojos, dije :»Cumpliré, padre».
La promesa quedará entre él y yo.

 

+13

 

Queremos saber tu opinión

4 comentarios

  • El micro suscita muchas preguntas: además de la principal (¿cuál es la promesa?), otras como ¿qué significa la bolsa vacía? ¿y la loción? ¿cómo tenía el hijo la contraseña de la caja fuerte? ¿por qué no estaba Rosita en el funeral?
    Danos alguna pista, por favor.
    Suerte. María Luisa.

     
    1. Hola Manuel. Disculpa mi demora en contestar.
      Como dices, la primera y principal cuestión (permíteme te tutee) la dejaré sin contestar por ser parte del misterio del microrrelato pero respecto a las otras, como ¿por qué Rosita no acudió al funeral? Las respuestas podrían ser muchas y variadas como sí acudió pero el protagonista de la historia lo desconocía e iba con cautela, o Rosita es una de esas tantas personas que sienten»grima»por acudir a funerales y prefirió ausentarse, o pasó por el despacho por algún motivo. Lo de la bolsa vacía y la loción en la caja fuerte, otro tanto de lo mismo. Una persona extravagante que guarda cosas que, mientras para unos son raras, para otros son de lo más normal, bien porque tienen manías,etc..
      ¿Cómo logró abrir la caja fuerte? Podría haberla encontrado sin la contraseña puesta o la sabía…
      Lo importante de todo esto es que el microrrelato te generó interés y me alegro y agradezco. El tuyo me ha parecido muy interesante y entretenido, parece que todos, tarde o temprano, tenemos que adaptarnos a las nuevas tecnologías y,observando que va siendo el más votado también te deseo mucha suerte.
      Un saludo.

       
  • Un gran micro Maria Luisa. Me gustan las historias abiertas. ¿Quizás la promesa era estudiar derecho? ¿quizás la contraseña era el nombre del propio hijo pródigo? ¿quizas las deudas provenían del juego y a pesar de no tener relación el padre seguía de lejos, sin ser visto, las andanzas del hijo? ¿Quizás el padre sabía que el hijo volvería al despacho? ¿Quizás la nota la dejó en la caja fuerte porque sabía que el hijo iría a robarle? Muchos interrogangtes sin contestar. DE tu relato salen otros mil. Enhorabuena

     
    1. Muchas gracias por tu comentario. Mi propósito era precisamente ése. Suscitar interrogantes y generar en los lectores misterio y curiosidad, que sean partícipes del microrrelato, por tanto dejo parte de la historia» al gusto del consumidor». Es una satisfacción descubrir que ha gustado y un aliciente para seguir escribiendo. Gracias de nuevo. Respecto a tu micro también me ha parecido curioso, entretenido y lleno de imaginación, espero que tengas mucha suerte. Un saludo.