Imagen de perfil«De eso que poco cuesta , híncheme la cesta»

laura laurarodriguezcasal 

Le respondió que el único “suelo” que había conocido era el que limpiaba cada mañana, desgastado por el tiempo, descolorido por el uso.
¿No sabe, entonces, usted leer -¿ Le replicó audaz el letrado?
Sí, Señor, sé- respondió ella con decepción. Y también conozco el significado de vocablos mucho más complicados. Si me permite, le explico lo que encierra la palabra “desahucio”.
En la sala se hizo un silencio.
Ahora interrogaba ella. ¿Conoce Usted el refrán “De eso que poco cuesta, híncheme la cesta”? Es para aquellos, como su cliente, que exigen imposibles.
Cuando, meses más tarde, cruzó la puerta de mi despacho, le sonreí: No han estimado la caducidad, ni ninguna de esas puñetas que alegaba el banco.
Ella me devolvió otra sonrisa, de esas que todavía cuestan.
Entonces lo vi, asomando por su antebrazo, era un tatuaje, una dama con los ojos vendados, una espada y su balanza…

 

+2

 

Queremos saber tu opinión