María Dolores Navarro Esteban

Microrrelatos publicados

  • Entre aplausos

    ¡Jajaja! Otra vivienda más.
    Aprovechando la brecha del sistema de seguridad me he colado.
    Voy a rastrear habitación por habitación e infectar a todos los miembros de la unidad familiar. No voy a discriminar por edad, sexo... , ni crear desigualdades en el contagio. Es mi oportunidad para infectar por igual a todos. Los haré positivos a mi poder, porque para algo soy el rey de los virus.
    Pero... ¡Qué ven mis ojos reales! En el pasillo se ha plantado un hombre vestido de negro, y con pulverizador de alcohol en mano me pulveriza mientras grita algo que no entiendo.
    ¡Me quema el alcohol!
    ¡Me abrasan sus palabras!
    Yo no sabía que era la casa de un abogado.
    Este juzgador repite una y otra vez mientras me derrito: « Te condeno por Lesa Humanidad a que te extingas»
    Muero. Su poder de justicia me mata entre aplausos balconeros.

    | Marzo 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 17

  • LEÓN AVOGATO

    El día que cambió mi suerte llovía mucho en Macapá (Brasil). Diluviaba en mi ciudad con la intensidad característica de nuestro clima ecuatorial, teniendo la cortina de lluvia tal espesor que apenas podía respirar.
    Me faltaba el aire y me sobraba hambruna, pero desistí de hacerme con algún residuo alimenticio del basurero y me resguardé bajo el porche del Colegio de Abogados. Me tumbé sobre el felpudo y esperé a que amainara la tormeta. Y esperando,esperando, de pronto ..., se abrió la puerta, me recogió el presidente, y tras darme cobijo, comida y mimos, y responderle yo con lengüetazos ásperos de agradecimiento,regularizamos mi presencia en el colegio con un contrato de trabajo. Primero trabajé como vigilante felino en la recepción, después promocioné y actué como mediador en el área de «Justicia Gatuna» y hoy dirijo el departamento de proyectos de ley sobre el desarrollo sostenible del gato en la calle.

    | Octubre 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 16

  • No es normal

    Debería estar contenta porque he pasado con éxito la revisión médica anual. El cardiólogo con el teclado en modo de mayúsculas ha escrito en la conclusión del informe «Normal», pero yo no me siento normal para nada. El síntoma de verme atraída por leer todos los días el BOE, de luego irme a los juzgados y ponerme a debatir con abogados, que no conozco de nada, las sentencias publicadas, y terminar el día estudiando algún proyecto de Ley no lo veo normal en mí, y además me resulta agotador.
    Que estoy agradecida a la donación de corazón de un abogado de primera, pues sí, pero hubiera preferido el de alguien con una vida más tranquila, la verdad.Un escritor de microrrelatos sobre abogados, por ejemplo.

    | Agosto 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 19

  • Los árboles de mi barrio

    Lo más llamativo del jardín de mi barrio son los carteles que hay pegados en los troncos de los árboles.

    Todos están escritos a mano y cuando lees uno ya no puedes dejar de leer los siguientes. Es como seguir el hilo de un tema intersesante en Twitter.

    Cada árbol tiene su correspondiente cartel, y ninguno habla de secuestro o rescate, sino de lo último que se ha decretado o se va decretar sobre prestaciones sociales.Así supe que cuando me jubile mi pensión se verá incrementada por parir dos hijas, y contribuir al aumento demográfico.

    Pero, si tuviera que resaltar uno de ellos, sería el que hay en el árbol más frondoso del jardín,

    que dice: « Soy abogado y sé cómo ayudarte en prestaciones sociales.Todas las mañanas estaré esperándote de 7 a 9h sentado en este banco junto al estanque. La vela que tendré encendida te orientará»

    | Junio 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 7

  • Yo estuve allí

    Aun transcurridos cuarenta años, recuerdo lo bien que me lo pasé celebrando mi dieciocho aniversario a principios del 78, pese a no cumplirse por entonces la mayoría edad a los 18 y no hacer una fiesta por ello.
    En realidad, nunca tuve una fiesta de mayoría de edad porque un Decreto-Ley de noviembre de aquel año, me hizo mayor edad por sorpresa tres años antes de lo previsto. Pero aquel Decreto-Ley no se dictó para pillarme desprevenida,no. Lo que pretendía era poder convocarme a la fiesta de las fiestas de la votación de la ciudadanía y, a modo de invitación, recibí después un librito con la propuesta de actividades a desarrollar en 169 artículos para que lo leyera y supiese a qué se me invitaba. Acepté la propuesta, y un miércoles 6 de diciembre fui a decir SÍ a los derechos, obligaciones y libertades de la Constitución Española de 1978.

    | Octubre 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 23

  • RESPIRACION ASISTIDA

    Hoy me pondré la toga para proteger a un elemento vital para la vida con la fuerza de la Ley. No lo citaré a declarar, no hace falta. Su testimonio lo da el aspecto que ofrece su piel tras sufrir la tortura que supone ser arañada día y noche por el usar y tirar de plástico.
    Cuando lo conocí en el colegio, mientras el profesor explicaba el ciclo del agua, me cautivó la alegría con que practicaba el escapismo delante de todos, desapareciendo de un sitio, y sin trampa ni engaño, apareciendo en otro con distinta vestimenta. Tenía fuerza, viveza, y sobre todo un nivel alto de oxígeno que le hacía pasar del blanco inmaculado a las insinuantes transparencias en un santiamén. Pero, pocos años después fue perdiendo oxígeno e hidrógeno a tal ritmo, que a día de hoy necesita la asistencia respiratoria de la Ley para seguir viviendo.

    | Julio 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 16

  • MI BODA

    De mi boda nos les quedó nada, pero "nadica" por censurar. ¡Ah!, y en más de un idioma, porque los invitados de mi novia vinieron de distintas regiones.
    Los hubo que censuraron el valor de su anillo, dando por hecho que al ser más delgado que el mío, en el albarán figuraría con un precio menor; que mi traje no estaba en consonancia con su vestido de novia de estilo griego clásico… En fin, comentarios pueriles. Pero, reconozco que me dolió escuchar que ella se merecía algo más que un picapleitos dedicado todo el día a abogar por los imperfectos, y que tarde o temprano se le caería la venda de los ojos y al verme tan poca cosa se volvería a Olimpo.

    | Junio 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 5

  • OLFATO DE APRENDIZ

    Va para diez años que soy aprendiz de jurista. Y estoy contento con esta prolongada situación porque mi abogado-mentor y yo nos damos mutuamente seguridad en todo lo que emprendemos juntos. Y confío en que continúe contando por más años con mi olfato nato para autentificar a un presunto maleante, defraudador, …Y además seguir siendo su fiel amigo.

    Sin embargo, siendo cierto lo que cuento, también lo es que me quejo, a mi manera, de dos cosas: de no poder sentarme en un taburete junto a él mientras atiende a algún cliente, teniendo siempre que permanecer tumbado a sus pies bajo su mesa de despacho, y de no poder acompañarle en las vistas. Él arguye que no puedo asistir al juzgado porque con ello haríamos un incumplimiento de las normas. Mi olfato me dice que en verdad teme que me dé un pronto perruno y me ponga a ladrar.

    | Julio 2017
     Finalista
     Votos recibidos por la Comunidad: 25

  • DE APELLIDO DESINTERESADA

    Haciendo la ronda de vigilancia costera, por la linde entre el mar y la playa, la vi por primera vez caminando por la arena, sintiendo de inmediato la necesidad de investigar quién era aquella persona que derrochaba tanta humildad al caminar.

    Permitiéndome entonces la licencia de seguirla, caminé tras ella pisando las huellas que dejaba sobre la arena, con la esperanza de que me condujeran hasta donde yo deseaba que me llevaran. Y así fue.

    Aquellas huellas terminaron en mi puesto de control de vigilancia. Y allí supe que era una de los nuestros, de los que dedicamos parte de nuestro tiempo a servir a la sociedad , con la única contraprestación de los honorarios de la satisfacción personal de ayudar a los demás. Ella, por si queréis conocer su nombre, se llama Anónima Desinteresada, y es una de nuestras abogadas pro bono.

    | Junio 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 9

  • UN ADN DISTINTO

    Salí de mi casa de la pradera con destino al pueblo, al bufete del abogado. No iba a solventar ningún tema controvertido sino a darle las gracias, en mi nombre y en el de los pocos que quedábamos como yo, por defendernos.

    Para no olvidar nada de lo que quería decirle lo escribí todo en un papel que guardé en uno de los bolsillos de mi pantalón. Y durante el largo trayecto que hice a pie, fui memorizando lo escrito sacando cada poco tiempo el papel, releyéndolo y volviéndolo a guardar con el rápido meneo de mano que hacen los magos.

    La última vez que repase lo escrito fue antes de entrar en su despacho. Saqué la nota, respiré hondo y leí: “Gracias por defender nuestros derechos, por no considerarnos una pandemia a extinguir. Gracias por entender que solo nos diferencia de los demás un cromosoma más en nuestro ADN”

    | Mayo 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 4

  • MI NUEVA AMIGA

    Desde hace tiempo le sigo los pasos a una nueva amiga y estudio cómo actúa.

    Observo, que no tiene premura alguna cuando se trata de exponer un argumentario que corrija desavenencias entre las partes. Y me sorprende ver que si por la gravedad del caso hay que litigar, despliega entonces un correlativo aumento de argumentos jurídicos, sin dejar por eso como un mentecato a nadie.

    Hoy he sabido su nombre. La conocen por Justicia

    | Abril 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 5

  • NO SE LEER

    - Y esta es tu biblioteca.
    - Los libros de Derecho están en el segundo estante, y el que tiene una pegatina roja es tu preferido; eso nunca lo olvido ¡Vamos, cógelo! Sigue teniendo la confianza en que te ayudará nuevamente al leerlo.
    - No puedo, no sé leer. ¿Cómo se llama?
    - Se llama “Justicia”
    - ¿Quieres que te lea la primera página?
    - Sí, recuérdamela.
    - Te la leo, pero antes prométeme que no te volverás a quitar el collar del alzheimer
    - Prometido
    - ¡Mira¡ hoy nos vuelve a sorprender con una dedicatoria para ti. Dice: “ De la Justicia a mi inestimable amigo: fue todo un privilegio haberte tenido de mi lado como magistrado durante tantos años”

    | Febrero 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 15