Ana Isabel Rodríguez Vázquez

Microrrelatos publicados

  • FEMENINA Y SINGULAR

    La vida de Irene estaba salpicada de luces y sombras.
    Mi adorada niñera. Una vehemente abanderada de la paz, cuyo eficaz discurso sobre derechos humanos, logró cautivarme desde el día que la conocí.
    Siempre tuve la duda de si las anécdotas que contaba eran reales o fruto de su imaginación. Pero con ellas conseguia facilitar mi interés por conocer su verdadera historia.
    Incluso creo que me convertí en abogada laboralista a causa de sus arengas sobre el acceso de la mujer al empleo igualitario.
    La última vez que nos vimos me mostró una vieja fotografía.
    Y entonces lo entendí todo.
    En ella un grupo de muchachos con casco y mono de trabajo, posaba delante de una gran nave industrial.
    Al ver mi mirada expectante, señaló con el dedo sobre la imagen y dijo:
    -" El primero por la izquierda soy yo".

    | Julio 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 11

  • EL SECRETO

    Decidí llevarme a la abuela a un lugar que ella llamaba "mi rincón favorito del mundo".
    Un paraíso de aguas cristalinas y naturaleza salvaje, que durante años se dedicó a conservar y proteger como un valioso tesoro.
    Desde niña sembró en mí la semilla del ecologismo,y con su ayuda me convertí en abogada medioambiental y defensora del uso eficiente de los recursos naturales.
    Juntas luchamos para reducir los envases de plástico en la industria alimentaria, nos manifestamos contra los vertidos tóxicos, y denunciamos la pesca indiscriminada.
    Sé que aquí descansará feliz. En este Edén donde la vida crece a su antojo, sin que la mano del hombre la perturbe.
    Yo tomaré el relevo y continuaré con la lucha que ella inició.
    Pidiendo a gritos un poco de respeto para este planeta y guardando en silencio nuestro pequeño secreto.

    | Junio 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 16

  • CARMELA

    Crecí rodeado de jueces y fiscales. Combinando meriendas entre archivos, con visitas guiadas al sótano donde los expedientes sufrían largos periodos de hibernación.
    Si algo positivo tenía el trabajo de mi madre, era propiciar la oportunidad de camuflarme en la sala de vistas como improvisado espectador, y convertir los interrogatorios y veredictos en mi espectáculo favorito.
    Ella me enseñó a no discriminar. Decía que la desigualdad es una brecha que debemos cerrar para ser una sociedad mas justa.
    Allí germinó la semilla de mi vocación, hasta convertirme en el abogado penalista que ahora soy.
    Y todo gracias al esfuerzo de una gran mujer que apenas sabía leer, y a la que en el juzgado todos conocían como "Carmela, la limpiadora".

    | Marzo 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 30

  • LA DECISIÓN

    Abandoné el bufete de forma inesperada.
    Después de una angustiosa noche en el hospital, entendí que aquella situación no era sostenible, y me alejé del ambiente tóxico de la ciudad.
    El aire había llegado a un nivel de degradación tan extremo, que respirar era una actividad de alto riesgo.
    Aunque mis ingresos se verían mermados, podría disfrutar de un pequeño ecosistema en el que proteger lo realmente importante; y rodearme de una diversidad de especies que sólo parecían existir en los documentales de televisión.
    No fue fácil, me tacharon de loco.
    "Un prestigioso abogado viviendo en una cabaña en medio del bosque..."
    Pero sé que tomé la decisión correcta, porque ninguno de mis éxitos profesionales podría compararse con el placer de ver a mi hijo corriendo por el campo sin su respirador.

    | Enero 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 24

  • ¿ OBLIGACIÓN O DEVOCIÓN ?

    Insistí para que estudiara derecho, como su abuela y como yo. Y así lo hizo.
    Se doctoró 'cum laude' y comenzó a trabajar en el bufete familiar, pero no parecía feliz en su papel de letrada.
    Una noche me contó, con su habitual tono amable, que una amiga le había ofrecido formar parte de un pequeño negocio que estaba poniendo en marcha.
    - " De momento le estoy ayudando a gestionar los asuntos legales, pero nunca se sabe..." Dijo arqueando las cejas.
    El día que me comunicó que abandonaba el despacho, pronuncié una frase de la que nunca me he arrepentido:
    - " Está claro que lo tuyo no es la abogacía, tu sitio está en la cocina".
    Y no me equivocaba. Mi hija se ha convertido en una gran Chef, que acaba de conseguir su primera estrella Michelin.

    | Septiembre 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 19

  • ANÓNIMO

    Mi cliente estaba detenido por exhibicionismo y conducta obscena.
    Le encontré envuelto en una manta, con evidentes síntomas de desnutrición y una extraña sonrisa en la cara.
    -" ¿No me reconoce, letrado? ", masculló. Suelo tocar el teclado en la alameda y le veo paseando por allí. También pido limosna frente al juzgado, aunque la gente no suele reparar en mi presencia".
    Yo, que me jacto de mi generosa donación anual a una reconocida ONG, sentí cierto remordimiento al escuchar a aquel hombre.
    -" No se preocupe", continuó. No vamos a debatir ahora sí soy un marginado social. Aunque cuando pedí trabajo y una vivienda digna nadie me escuchó. Pero hoy estoy contento, todo el mundo está pendiente de mí. Incluso me han asignado un buen abogado.
    Y solo he tenido que bañarme desnudo en el estanque del parque".

    | Agosto 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 17

  • DISCORDIA

    Poco quedaba de la que había sido una pintoresca y acogedora casa familiar.
    Un raído calcetín rojo junto a la chimenea, los escasos muebles del salón cubiertos de polvo, y un solitario cactus como único superviviente del abandono.
    Pero ni aquel desangelado aspecto impedía a los dos hermanos reclamar el legado materno.
    El mas desfavorecido por avatares de la vida, solicitaba el uso temporal de la vivienda hasta sanear su precaria economía. Mientras el otro pretendía obtener una jugosa rentabilidad alquilándola como vivienda turística.
    Pero ni apelando al derecho consuetudinario, ni al sentido común, conseguí que acercaran posiciones; y mi asistencia legal resultaba, en este caso, totalmente inoportuna.
    Pués, aunque como abogado, tenía claro a quien representar, como padre no podía decantarme por ninguno de mis hijos.

    | Julio 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 39

  • INVISIBLE.

    Les unió la pasión por el derecho y el desafío de compartir despacho y familia.
    Él, con su labor eficiente y su flamante apellido en el rótulo.
    Ella, a su sombra, luchando por hacerse visible en un mundo de hombres.
    Asistiendo a la transformación social, redactando sumarios y cambiando pañales, mientras a la foto de su orla le salían canas.
    Ayer, sin previo aviso, nos dijo adiós.
    Al volver a casa, mi padre colocó su urna sobre la chimenea , y con un artificial sosiego, comentó que debía buscar cuanto antes una secretaria.
    Después se fué a la cocina.
    Paseó un buen rato, como un león enjaulado, y desde aquel
    " Terreno hostil" preguntó:
    - ¿ Sabes donde guarda tu madre las sartenes?.

    | Abril 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 8

  • El Intruso

    Comienzo el año, con tres curiosos personajes sentados en mi despacho.
    Dicen regentar una empresa de paquetería, e insisten en poner una demanda por competencia desleal.
    Uno de ellos, empapado en una loción que apesta a incienso, me muestra la imagen de un anciano orondo, de barba blanca.
    - " parece inofensivo", comento.
    El que viste una escalofriante capa de armiño,y devora a cuerpo de rey, un bolsa de galletas, vocifera: " Nos roba clientes, adelantando los envíos".
    Y el tercero, un negro de casi dos metros, remata:"Contrata como ayudantes a falsos autónomos, menudo explotador".
    Intento convencerles de que pueden disfrutar de su veteranía en el mercado, sin fastidiar al viejecito.
    Entonces,el de la capa, se acerca y me susurra: "Recuerdas que disgusto te llevaste con aquellos carbones, a los 7 años?. Pues pórtate bien o tendremos que refrescarte la memoria" .

    | Enero 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 22

  • MAGNA CELEBRACIÓN.

    ¡Cómo pasa el tiempo!
    Este año me caen los cuarenta, y aunque me han hecho un par de retoques, me conservo muy bien.
    Una buena Constitución es fundamental, pero hay que cuidarse; yo vigilo los derechos, para mantener los órganos en perfecto estado.
    Entiendo que no puedo gustarle a todo el mundo, parte de la ciudadanía no respeta mis principios, pero tengo una relación estable con los legisladores y sé cómo utilizar mis poderes.
    Este aniversario es muy especial,y los colegas de la Abogacía me están preparando una gran fiesta; dicen que ya tengo una edad, y quién sabe el tiempo de vigencia que me queda.
    Para alguien de mi linaje, cuatro décadas en activo, es mucho tiempo.
    Recuerdo una antepasada, que nos dejó con sólo dos añitos. La llamaban: La Pepa.

    | Octubre 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 9

  • BAJO LAS MALAS HIERBAS

    Aquí estoy, a tu lado, esta vez de forma irrevocable.
    La esposa sumisa, a la sombra del victorioso opresor de verbo fácil y mente turbia.
    La mujer temerosa de repudiar actos y contestar ofensas, castigada a silenciar las cicatrices, para evitar daños colaterales.
    Aunque de nada sirvieron los silencios, ella siempre supo la verdad, me lo contó hace tiempo en una de sus visitas.
    Dice que no puede perdonarte, le robaste a su madre, y su vida se ha convertido en una interminable convalecencia.
    Mírala, por ahí viene. Estoy muy orgullosa de ella,es una gran abogada que defiende a las mujeres de hombres como tú.
    Por eso te condena al olvido, dejando que tú nombre se oculte bajo las malas hierbas, y nadie puede reprocharle que solo ponga flores sobre mi lápida.

    | Septiembre 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 24

  • Okupas

    Después de memorizar el glosario de plantas venenosas y reptiles peligrosos, cedí a la petición de mi familia de pasar un fin de semana en la montaña.
    Ya de regreso,y cuál héroe dispuesto a exhibir sus heridas de guerra, me encuentro con un grupo de okupas instalados en mi casa.
    De nada sirvió sentenciar sobre derechos y títulos de propiedad, acabamos desplegando la tienda y acampando en el jardín.
    A cierta distancia de la vivienda,eso sí, por recomendación de mi abogado, y como medida cautelar para no molestar a los nuevos moradores.
    De momento mi mujer cocina en un hornillo de gas,y las duchas con la manguera de riego nos dejan helados.
    Pero lo peor es que los niños arman tal alboroto, que esta mañana los okupas nos ofrecieron dinero para que nos vayamos.

    | Agosto 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 6

  • JUEZA Y MADRE

    Me despido con un fugaz beso en la frente; como siempre llego tarde al juzgado.
    Desde la puerta observo como se acurruca bajo su chal color crema, con la mirada perdida en el infinito.
    Mi impuntualidad no es herencia materna, pero si soy abogado es porque ella supo infiltrar en mis cuentos infantiles palabras como ley o tribunal.
    Empapó mi adolescencia de sumarios, vistas y recursos, hasta hacer germinar en mi la semilla de su propia vocación.
    Su pasión por la justicia la hacía sentenciar con seguridad y aplomo, nunca hubo dudas ni titubeos en sus decisiones.
    Mi madre se fué tras su último juicio, pero ella no lo sabe, y a veces regresa para confirmar la renovación de su autoridad.
    A modo de mazo, golpea la mesa con una cuchara, mientras ordena " silencio en la sala".

    | Mayo 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 44

  • "CURIOSA HEREDERA"

    Cuando aquel hombre de pelo cano y vestido con extrema pulcritud, entró en mi despacho, sentí la habitual fatiga y pérdida de color, que suelo padecer en estos casos.
    Redactar un testamento puede ser un tema delicado, pero el cliente tenía clara su voluntad.

    _"Mis hijos no tendrán que litigar por mis bienes. Recibirán la legítima, que es mucho más de lo que se merecen.
    Todo será para Atenea, mi única compañía en los últimos años.
    Compensaré generosamente todo el amor que me ha dado" .

    Intenté respirar despacio, me armé de valor para ocultar mi incomodidad, las manos me ardían, y comenzaron los picores y los estornudos.
    Mientras,en el regazo de mi cliente, aquella preciosa gatita siamesa, ronroneaba y se relamía como si supiera la suculenta herencia que le esperaba.

    | Febrero 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 16

  • Saboreando la suerte

    Aquella llamada alteró mi plácida sobremesa,y con premura me dirigí a casa del cliente que reclamaba mi presencia como abogado.
    Lo primero que me encontré al llegar, fue un extraño circo que no podría definir.
    El hombre,que por su aspecto podría ser sospechoso de cualquier delito,se hallaba fuera de sí,y repetía sin cesar " tuve que hacerlo" .
    Mientras varias personas intentaban tranquilizarle,su mujer lloraba desconsolada y vociferaba esporádicamente algún insulto .
    Con el propósito de conocer los hechos, interrogué a mi cliente sobre lo sucedido.
    La Lotería, contestó, me ha tocado la Lotería.
    Ella dijo que me abandonaba,que le diera su parte del premio... Y no podía permitirlo," tuve que hacerlo", dijo mientras mostraba su lengua azulada.
    Se ha envenenado? Pregunté.
    - No señor, me he comido el décimo.

    | Enero 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 17

  • Sobrevivir

    En los últimos tiempos he tratado de conciliar mi trabajo en el despacho de abogados con el cuidado de mis hijos.
    No me resultaba fácil concentrarme en un juicio mientras pensaba si llegaría a tiempo de recogerlos del colegio.
    Nadie apostaba por mi, cualquier barrera parecía un obstáculo insalvable, una nueva oportunidad para los reproches y las críticas.
    La falta de confianza de mi entorno me hacía dudar de mi capacidad para triunfar en lo profesional sin fracasar en lo personal.
    Ahora entiendo que , a pesar de ciertos logros, hombres y mujeres nunca seremos iguales.
    El género puede determinar que te consideren apto para ciertas tareas e inútil para otras, pero la vida se encarga de enfrentarte a situaciones para las que nunca estás preparado.
    No entraba en mis planes quedarme viudo a los 30......la muerte no entiende de género y el destino te enseña a sobrevivir.

    | Octubre 2017
     Finalista
     Votos recibidos por la Comunidad: 28

  • Confusión

    No soy imprescindible , pero si me ausento del trabajo nada funciona.
    Disponía de una hora , así que subí las escaleras lo más rápido que pude y entré en el despacho del abogado,que ojeaba una guía de hoteles.
    "Perdone pero tengo prisa, le explicaré mi caso",dije mientras le mostraba las fotos del coche. "Me gustaría reparar el daño, tal vez un careo y solucionarlo de forma amistosa. No quiero problemas con el vecino, pero él quiere ir a juicio. ¿Usted que opina ?"
    "En primer lugar, debería revisarse la vista,este es el Entresuelo A y el abogado está en el Entresuelo B .Y como profesional le diré que el estrés y la ansiedad acabarán perjudicando su salud. En cuanto al coche, consúltelo con el abogado,yo soy médico".

    | Septiembre 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 3